Rippers!

05/02/1889

Tercer día: el Hombre Lobo de Appleby

El Daily Sunday de hoy trae un par de noticias llamativas.

La primera menciona el episodio de ayer, refiriéndose al encuentro de los restos de todos los miembros de 3 bandas: los Azules de Dover Street, los de Bridge Corner, y la secta de la Larga Mano de Rhas-el-Gared. Sólo falta el cuerpo del líder de este último, un egipcio-británico llamado Rashid Spencer.
Con esto y lo que ya sabían, el grupo deduce que Drummond contrató a los Azules para acaba con los de Bridge Corner. Después de hacerlo, y por motivos desconocidos (¿dinero, territorio?) los Azules mataron a Drummond y decidieron hacerle una encerrona a la Larga Mano, que competía con ellos por reclutamiento y territorio.
La segunda es más preocupante: hay rumores de Hombre Lobo por Appleby, una aldea de Leicestershire.
El jefe, Craigsmore, llama a nuestro grupo a su despacho y les encomienda dos misiones enlazadas: acallar los rumores por un lado; y por otro capturar al hombre lobo vivo si realmente existe.

El plan es el siguiente: capturar un perro callejero, disfrazarlo lo suficiente para hacerlo confundible con una bestia sobrenatural de forma plausible, y matarlo delante del mayor número de testigos posible. Mientras tanto, intentar averiguar todo lo posible sobre el presunto monstruo y capturarlo si es posible.

Mientras medio equipo pierde la tarde rastreando algún perro callejero que sirva, la hermana Rosemary y Erik marchan a Appleby a iniciar las indagaciones. El resto del grupo les sigue a la mañana siguiente con un pastor alemán zarrapastroso que sin duda necesitará mucho efecto especial para lograr el resultado deseado, pero es lo mejor que han conseguido encontrar.

Parece ser que el Hombre Lobo ronda esencialmente la casa del profesor George Lattimer, un arqueólogo jubilado. Este está especializado en culturas eslavas, y según su amigo Vincent Gregmondson, se trajo del último viaje una espada que probablemente sea la del héroe mitológico Ilya Muromets, que entre otras cosas fue un gran castigo de vampiros y otras criaturas de la noche.

Después de varias tretas Drummond consigue encontrar dos espadas escondidas en un nicho en el trastero del sótano de casa de Lattimer y huir con ellas.

El último párrafo está en exceso resumido, queda presentar el resto de la gente de la casa de Lattimer y comentar la situación del grupo en el pueblo.

Comments

DelCano DelCano

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.